Qué hacer en caso de siniestro

31 julio, 2017

Correduría, Seguros

Nos encantaría poder atenderles siempre que tengan algún contratiempo, pero somos conscientes que no estamos abiertos las 24 horas del día, por lo que a continuación les dejamos una guía muy importante a seguir en caso de siniestro.

En caso de sufrir un siniestro en un seguro de hogar, comunidad, comercio,auto, … tendréis que comunicarlo con la mayor brevedad posible,  y si es posible minimizar los daños.

El siniestro ocurre dentro de nuestro horario de apertura.

 

Deberá comunicárnoslo mediante cualquier medio de contacto que tenemos a su disposición.

De esta forma, nosotros le asesoraremos y gestionaremos su trato con la compañía aseguradora. Siempre defendiendo sus intereses.

Podrás consultar nuestro horario y las diferentes formas de contactar con nosotros aquí:

Información! Los meses de Julio y Agosto tenemos Horario de verano
El siniestro ocurre fuera de nuestro horario de apertura.

 

En este caso deberá contactar directamente con la compañía aseguradora mediante el teléfono que tenga disponible en su póliza de seguro.

En muchas compañías, además del teléfono, también tienen disponible para estas comunicaciones un fax, también se pueden comunicar los siniestros por escrito e incluso se puede hacer a través de una página web.

 

Si quieres conocer los teléfonos de asistencia de la compañía entra aquí:

¿Qué información es necesaria para comunicar un siniestro?

 

Debemos aportar el nº de la póliza y/o el nombre del asegurado. También habrá que informar de dirección, teléfono y del tipo de servicio que precise en caso de que sea necesario. (Estos datos solo serán necesarios en caso de contactar directamente con la compañía.)

Debemos describir lo sucedido y cuándo ocurrió.

En caso de no ser posible comunicar el siniestro antes de reparar los daños, o cuando sea necesaria la visita de un perito y haya que reparar urgentemente sin poder esperar al perito, se recomienda lo siguiente:

  • Dejar los elementos dañados (si es posible).
  • Hacer fotos.
  • Si se ha reparado o repuesto el elemento dañado, conservar la factura.
  • Además, habrá que seguir las instrucciones que indiquen desde la compañía o la correduría.